Historia

Published on abril 28th, 2010 | by EcoPolítica

0

Ecologismo, aún con Ecocupido

EcoPolítica os presenta la síntesis y el prólogo del libro “Ecologismo, aún con Ecocupido” de Marc Viader, repaso histórico del transcurrir colectivo, cívico y político ecologista, durante el período 1988-1994 en España (2010, Abadia Editors).

Síntesis recogida en la página web de Marc Viader

En abril del año 2005 tuvo lugar la publicación del libro titulado Ecocupido que forma parte del ahora también difundido por Abadia Editors.

El autor advirtió que ECOCUPIDO era el único personaje de ficción al que había recurrido. Mediante este interlocutor imaginario, situado en las mismas páginas del relato de la realidad, pretendió excusar actuaciones “políticamente incorrectas” durante la etapa europea en la que el abanico de las opciones posibles dentro de las confrontaciones electorales empezaba a abrirse más para dar cabida a los partidos verdes.

Marc Viader, con la perspectiva del testimonio directo, ha abordado una extensa secuencia de hechos sucedidos en el transcurso de los ochenta y noventa del pasado Siglo XX, que configuraron la andadura de LOS VERDES (L.V.), a partir de los primeros días de su existencia.

Las muestras de curiosidad e interés de los lectores por saber no sólo los orígenes de las formaciones políticas verdes en España, sino que también una mayor cantidad de detalles junto a la reproducción de textos provenientes de diversas fuentes, ha inducido a la tarea contenida dentro de este otro volumen: ECOLOGISMO AÚN CON ECOCUPIDO.

El presente libro rememora una significativa parte de las circunstancias del asociacionismo cívico y político verde en España desde 1988 hasta 1994 (ECOCUPIDO contempló los del período siguiente a 1982), e inclusive más. Sirve de ayuda al conocimiento y comprensión de las claves sobre lo que después siguió. Es de desear que ECOLOGISMO AÚN CON ECOCUPIDO facilite a los expertos de la Historia los estudios y trabajos para completarlas.

Prólogo de Octavi PIULATS RIU [1]

Escuché por primera vez el nombre de Marc Viader en Alemania, a mediados de los 80, creo que en una reunión del partido alemán Die Grünen, en Frankfurt, precisamente el día que Rudolf Bahro y Petra Kelly realizaban una conferencia. Recuerdo que el nombre de Viader apareció como coordinador del ler Congreso de los Verdes celebrado en Cardedeu.

La segunda vez que oí hablar de él fue ya en Catalunya, trabajando yo como periodista en la revista Integral. Poco después, dado que fui a vivir a la localidad de Cardedeu, cerca de Barcelona, lo pude conocer personalmente. Recuerdo que me impresionó que un abogado de una de las más tradicionales familias de la burguesía catalana, con su vida material bastante solucionada, fuera capaz de dejar la izquierda convencional y abrazar la causa del ecologismo.

Los años de Cardedeu fueron años de amistad con Viader en la lucha ecologista, y no sólo política sino también social. Tengo nítidas las imágenes de debates y discusiones en las televisiones locales sobre los problemas de contaminación que se cernían sobre la comarca del Vallès Oriental. De hecho, fue una bendición para el movimiento político verde que Viader pusiera su carrera de abogado, por primera vez, a disposición de las causas ecologistas.

El libro que el lector tiene en sus manos junto a otro precedente (Ecocupido), abarca 10 años del ecologismo, tanto político como social, en Cataluña y España (1983-1994). El género literario del libro sorprende porque se presenta como una crónica objetiva, aportando muchos documentos de la época, aunque quizás sea más valioso al historiador que para un lector ocasional; es decir, Marc Viader no hace concesiones literarias, sino que, sistemáticamente, trata de reconstruir hechos para que luego el lector los interprete. No obstante, de alguna forma a mí me recuerda, por lo menos por la intención, aquella frase de J. W. Goethe, el gran poeta alemán: “la vida es breve; el arte, largo; el juicio, difícil; la ocasión, furtiva…”, frase que podemos leer en su conocida obra “Los años de aprendizaje de Wilhem Maister”. Es decir, lo que Marc trata de exponer en su obra es una historia novelada y biográfica de un crecimiento personal sobre los avatares de la ecología y la sociedad. Y el texto demuestra las contradicciones humanas, la dificultad del juicio, y el exotismo de las ocasiones.

En el texto el lector encontrará la evolución de “Los Verdes” como partido y la gestación de la Federación de “Els Verds” en Catalunya. También la irrupción d’”Els Verds” de les Illes Balears y los resultados dialécticos de las diferentes elecciones de la época en las que concurrieron los movimientos políticos ecologistas. Pero a mi juicio, la parte más interesante es la actividad social, que no política, de Marc Viader como abogado en el entorno verde. El texto explica y transmite procesos contra industrias químicas como LISAC, en Sant Fost de Capcentelles y, sobre todo, la titánica lucha jurídica de Marc contra la compañía eléctrica del caso por las emisiones de SO2 de la Central Térmica de Andorra (Teruel). Y todo eso culmina con el juicio penal de la central nuclear Vandellós I, en el que el lector encontrará toda la miseria y el esplendor de las causas judiciales ecológicas.

Finalmente, Marc también encuentra huecos para explicarnos algunas de sus emociones subjetivas, como es el caso de su amistad con Manolo Luengo, un pionero de la causa verde, que ya no está con nosotros.

No es fácil para mí, siendo compañero de viaje de algunas de las páginas de Viader, emitir un juicio global sobre el libro. Desde el punto de vista sociológico y político, creo que el libro es la historia de un fracaso, en el sentido de que no se consiguió crear durante aquella etapa un Movimiento Verde político, fuerte e independiente, ni en Catalunya, ni en España. Sin embargo, desde el punto de vista social, el resultado de dichos años constituye un gran éxito: gracias a la actividad ecologista y a los procesos que Marc llevó a término, se hizo una gran contribución al crecimiento de la conciencia ecológica que hoy creo que ya disfrutamos. Esto se resume en el famoso y falaz proverbio árabe: “tener razón antes de tiempo es equivocarse”. Ciertamente que Viader tuvo razón antes de tiempo, pero jamás puede valorarse esto como una equivocación, ya que como digo, su contribución a la formación de la conciencia ecológica ha sido impagable.

[1] Octavi Piulats Riu es exmiembro de Die Grünen y profesor de Filosofía de la Universitat de Barcelona.

0 votes

Tags: ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑