Diversidad Sexual y de Género

Published on Diciembre 9th, 2015 | by Marc G. Olabarría

1

EcoloQUEERsmo. Parte II

Por Marc G. Olabarría

¿Qué es el “EcoloQUEERsmo”? Al igual que en la parte I, seguiré desarrollando cómo el ecologismo se relaciona con la diversidad de sexo, afectivo-sexual y de género, siendo conscientes de un mayor acercamiento a la perspectiva Queer (por sus similitudes, más que a la perspectiva LGTB+). Si bien en “EcoloQUEERsmo – Parte I” he tratado de desarrollar el explícito horizontalismo Queer radical (que no extremista), el principio de no violencia y el máximo respeto a la diversidad, propios de la ideología ecoloQUEERsta, en “EcoloQUEERsmo – Parte II” enfocaré la perspectiva del artículo sobre la democracia participativa y representativa y la relación con “lo natural”. Es por ello que también analizaremos cómo se construye dicha relación (como lo analiza Javier Zamora) y qué supone la palabra “normal” y/o “natural” desde las perspectivas Queer.

En mi artículo “La diversidad afectivo-sexual y de género en el ecologismo. ‘Nuevas’ realidades”, ya comentaba cómo puede organizarse una democracia (ficticia) contra las personas LGTB+ y cómo el ecoloQUEERsmo requiere democracias reales, participativas y representativas, que además, proteja a toda la ciudadanía y sus DDHH sin excepción de forma no heterocisexista. Países como Alemania, que se consideran democráticos pero siguen discriminando a las personas LGTB+, podrían ser tratados de democracias ficticias por subyugar a una parte de la población a una legalidad hecha para personas heterosexuales (en el caso específico de la comunidad LGTB+). ¿En qué se basa la democracia? Esta forma de gobierno se caracteriza por estar basado en el poder popular, lo que no implica que existan políticas racistas y xenófobas (Le Pen), edaístas (políticas sólo para jóvenes invisibilizando a mayores), LGTB+fobas (con 194 países, sólo 19 han legalizado el matrimonio igualitario), capacitistas (contra la diversidad funcional), clasistas… Sin embargo, en caso de duda, siempre podemos consultar el desarrollo de lo que es Democracia y Derechos Humanos según la ONU. Esto es precisamente lo que debemos evitar. Es por ello que nuestro deber consiste en que nuestra sociedad sea la mejor versión de sí misma sin opresiones de jerarquía (¿Quién es más o menos válido?). ¿Qué pasa cuando no se cuenta con las (cuerpos leídos) mujeres en la democracia? NO HAY democracia. ¿Qué pasa cuando se vulneran los derechos de migrantes y LGTB+s? NO HAY democracia. ¿Qué ocurre cuando prevalece la xenofobia y la discriminación de clase, generacional, a la diversidad funcional o a la diversidad de fe? NO HAY democracia. Aparentemente una democracia participativa y otra representativa podrían parecer contrarias, pero pueden ser conjugadas cuando el pueblo, la ciudadanía, toma conciencia de que el poder les pertenece (participando directamente de las decisiones políticas (llamada democracia líquida o 4.0)) y cuando se fomenta una representación justa. Por ejemplo, que partidos políticos como es el Partido Popular pueda reunir un espectro de voto desde el centro hasta la extrema derecha, jugando con diversas ideologías ‘convenientes’, no es ni digno ni justo. Pero a día de hoy, las instituciones deberían recordar que el poder le pertenece al pueblo y limpiar a fondo esa palabra tan usada: ‘renovación’.

Una sociedad realmente democrática se encuentra más cercana a la ideología ecologista por el hecho de serlo, más aún si es transparente y horizontalista (como la que reivindica la Teoría/Práctica Queer). Y de este modo, uno de los retos de las democracias avanzadas es la necesidad de respeto de los Derechos Humanos de las llamadas ‘minorías’: sexo, afectivo-sexual, género, clase, etnia, generación… La declaración donde se recogen, siempre puede ser consultada en su página web en castellano. Pero, ¿realmente somos no más que minorías? Desde el ecologismo y el repensamiento QUEER buscamos convencer a la sociedad de que la protección de todas las personas y colectivos con riesgo de discriminación y exclusión es necesaria, al igual que actuar de forma transgresora es una buena herramienta de confrontación con las normas socio-culturalmente establecidas. Y no olvidemos que en 15 años se ha conseguido Matrimonio Igualitario para 19 países y que seguimos muchas en la lucha. En este sentido, toda vulneración de derechos debería ser condenada y sancionada institucional, social y legalmente. Dicha protección no debe ser paternalista, heterocisexista ni jerárquica (ésto nos enseña la Teoría Queer); el ecologismo deber(í)a actuar fomentando la igualdad y el respeto entre individuos, y la igualdad y el respeto son bien conocidos en el colectivo LGTB+. Una igualdad LEGAL sin la SOCIAL no es igualdad, se necesitan ambas: la sociedad requiere de leyes que abarquen a la población LGTB+ y condene la LGTB+fobia, pero igualmente debe promocionarse el horizontalismo puramente transversal en toda área de diversidad. Es por ello que las personas LGTB+ necesitan una democracia donde poder alzar su voz, y el ecologismo como ideología debe llegar para convencer a la sociedad de la necesidad de su transformación para que sea la mejor versión de sí misma: si no, no podremos hablar de democracia. Puede que España siga teniendo mucho que mejorar, pero incluso a día de hoy y en la situación en la que estamos, es uno de los países referentes en el mundo en igualdad y respeto a la diversidad LGTB+.

Si bien las identidades gay y lesbiana no son las ‘más aceptadas’ (que también) sino las ‘menos discriminadas’ en nuestra sociedad, queda mucho por defender, difundir, repensar, deconstruir contra lo establecido… ¿Quien nos va a decir cómo vivir nuestras identidades TransMaricaBiBollo o las menos conocidas como las no binarias? Pero dentro del repensamiento y la deconstrucción, ¿cómo podemos abarcar, respetar y representar legal y socialmente a las personas TRANS* para que desarrollen libremente su identidad (de género)? Es necesario construir ese tipo de discurso. ¿Cómo podemos condenar la bifobia? ¿Cómo podemos difundir el conocimiento de la pansexualidad, la asexualidad, las identidades no binarias…? El camino de la ecología política resulta ser un acierto como respuesta a una sociedad sostenible, igualitaria, respetuosa con todas las identidades… ¿Pero cómo se relaciona el propio ecologismo con la normatividad? El activismo igualitarista político pero apartidista (la lucha por la igualdad no es coto de NINGÚN partido), debería resultar igualmente un complemento excelente a la búsqueda de discurso disidente, transformador de nuestra sociedad, por lo que el activismo Queer nos propone volver a las raíces de la igualdad sin etiquetas a nivel social. Y estamos hablando, debatiendo, leyendo sobre una transformación que tanto necesitan las sociedades del planeta. El ecologismo es una ideología que pretende derrocar el estatus de la normalidad, precisamente porque actualmente la normalidad no es sabia, ni justa socialmente, ni sostenible, ni democrática, ni pacifista ni respetuosa con la diversidad. Una gran reflexión sobre la relación de ‘lo natural’ o lo ‘no natrual’ con el ecologismo, la aporta Javier Zamora en su artículo “¿Por qué soy ecologista? El ecologismo y lo natural“. Y como bien nos dice la Teoría Queer, las etiquetas son necesarias, pero deben ser utilizadas para lo que sirven, para crear leyes y proteger a personas y condenar la vulneración de derechos humanos a todos los niveles. Sin embargo, no es ni conveniente, ni justo ni lógico reprimir a todas las personas de determinadas características bajo una misma identidad que las oprima para perseguir un canon normativizante.

Pero en muchas ocasiones, el ecologismo ‘peca’ de hablar de volver a una radicalidad natural (muy asociada a la palabra ‘normal’ o a la realidad predicada como ‘normal’), a la raíz de unos principios que respeten los tiempos establecidos por la naturaleza y de defender lo que ‘siempre ha sido así’. Y resulta que en muchas ocasiones no llegamos a transmitir el mensaje que buscamos mandar, debemos preguntarnos ‘¿Por qué?’. Si bien este discurso correctamente aplicado es imprescindible dentro del ecologismo, en el activismo socio-político Queer tratamos con mucha precaución la palabra ‘natural’ y sus derivadas. En mi artículo “Una palabra curiosamente peligrosa: “Normal” y la inclusión normativizante” trato de reflexionar por qué es tan peligrosa esta palabra, ya que la ‘normalidad’ no es más que la repetición de un discurso socialmente construido a través de siglos. Natural, a través del ecologismo, también es tener un sexo aunque no sea uno de los binarios; también es tener una orientación sexual aunque no sea binaria [hetero-homo] o incluso aunque no presente atracción como la asexualidad o una plurisexualidad como la bisexualidad o la pansexualidad; también es tener una identidad de género incluso aunque no sean las identidades cisexua-les binaristas [cis-hombre, cis-mujer] o incluso cuando se rechazan todas las normas del género [identidad agénero]. Precisamente natural, según la ideología ecologista es y debería seguir siendo transitar hacia sociedades que caminen por la senda de la ecología política, y ello implica el respeto a los derechos humanos y la promoción de una igualdad real (social+legal), interpersonal y entre sociedades. Y de eso, los EcoFeminismos (actualmente de la mano de personas como Rosa Martínez) tienen MUCHO que decir.

Habiendo definido esta relación entre identidades Queer, Teorías y Prácticas Queer y ecología política, queda por definir la relación del EcoloQUEERsmo con la ‘Sabiduría Ecológica’ y el Movimiento Slow que desarrollaré en ‘EcoloQUEERsmo – Parte III’.

Transforma tu mundo por
la ecología política,

Transforma tu país por la búsqueda
de la no violencia y el pacifismo,
Transforma tu ciudad y
combate el clasismo,

Transforma tu barrio y hazlo
sostenible y cosmopolita,

Transforma a tu familia en
la mejor versión de sí misma,

Transfórmate a ti mismo por
la igualdad REAL LGTB+Queer

2 votes

Tags: , , , , , ,


About the Author

Activista LGTB+, animalista, cosmopolita, republicano, laicista, ecologista, feminista y agnóstico. Coordinador del Área de Diversidad Sexual y de Género de EcoPolítica.



One Response to EcoloQUEERsmo. Parte II

  1. Pingback: EcoloQUEERsmo – parte II | La realidad escondida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑