Economía

Published on abril 5th, 2010 | by EcoPolítica

0

Por un decrecimiento selectivo y justo

Resolución aprobada en 2004 por Los Verdes franceses sobre su apuesta por un Decrecimiento selectivo y justo
Traducido al castellano para EcoPolítica por Montserrat López Múgica

Debemos familiarizarnos con este concepto (urgentemente), ¡y no descartarlo!

La crítica contra el exceso de producción, de la que Los Verdes son portadores desde sus orígenes, implica necesariamente la recomendación de un decrecimiento orientado hacia objetivos concretos.

Por ejemplo, disminución:

  • De las altas retribuciones e indecentes beneficios que provienen de la economía financiada.
  • De la explotación de los recursos no renovables (stocks)
  • De los despilfarros energéticos, y en particular de la producción electronuclear.
  • De la producción y venta de armamento, pesticidas, etc.
  • De los transportes aéreos y  por carretera, del comercio intercontinental.

Este decrecimiento selectivo, cuyos ámbitos de aplicación deberán determinarse combinando criterios de ecología y de justicia social (que se destina a la reducción de las desigualdades tanto dentro de los países como entre el Norte y el Sur), podría proporcionar la palabra clave que habla del ideal y que define, de una vez por todas, la ecología política y el partido Verde como algo más que un componente ambientalista y social «tocado» de la indefinida «Izquierda».

En efecto, esta sorprendente palabra, irrecuperable para los hacedores de consenso moderado (al contrario del desarrollo sostenible), resuena como una grave advertencia antes del temible choque petrolífero que se prepara para los próximos años, y como una llamada que debe detener la insoportable occidentalización del mundo. Es, sin embargo, política e incluso electoralmente aceptable en cuanto se declina, por supuesto, de unos objetivos concretos.

Hasta puede convertirse entonces en la clave de un conjunto coherente de propuestas institucionales para un futuro a la vez sostenible y justo.

Es precisamente éste el corpus de propuestas realmente alternativas que en la actualidad se echa de menos en el movimiento antiglobalización para oponerse al paradigma del crecimiento que cementa bajo la engañosa línea divisoria Derecha-Izquierda, la relación ideológica de los neo-liberales y de los socio-liberales, y que le proporciona su única base de pensamiento.

El vigor paradójico de la idea de decrecimiento, que choca de frente con un ideal colectivo colonizado a la vez por la ideología liberal («consumid») y por la ideología «progresista» (la edad de oro de la abundancia para todos está al final de las luchas sociales y el dominio de la naturaleza), su radicalización, incluso ponderado y enmarcado por criterios de selectividad y equidad desencadenaría necesariamente, reanudado por un partido conocido de la asamblea, el debate de fondo necesario para la renovación de la esfera política francesa (las Presidenciales del 2007, ¡qué perspectiva tan esperanzadora!).

Esta idea tomaría valor significativo para un potencial y extenso electorado, en particular, joven, actualmente desconcertado, que rechaza el milagro consumista, y plenamente consciente de la urgencia de un cambio de rumbo «antes de llegar al límite» (la amplitud del movimiento de simpatía en torno a la precampaña presidencial de Pierre Rahbi en 2001 fue una buena señal).

Nuestro pequeño partido se honraría si no fallara en su misión histórica, que ante todo es, la de despertar y consolidar un movimiento social capaz de modificar el curso de las cosas, más que la de conquistar una mayoría de cargos electos en las instituciones (aunque, a largo plazo, e hipotéticamente hablando, las dos perspectivas pueden no ser contradictorias).

Sería interesante dar un paso en esta dirección, introduciendo desde hoy en nuestro programa referencial esta noción de decrecimiento como un elemento fundamental, que propongo calificar de «selectiva» (según criterios que combinan la ecología y la economía) y «justa» (según criterios sociales y mundialistas), es decir, «sostenible».

Se podría realizar, mínimamente, modificando el título de la ficha programática correspondiente que desarrolla precisamente nuestra tradicional crítica sobre el exceso de producción, eliminando, de un ligero trazo, el concepto de desarrollo sostenible.

Proponemos pues sustituir su título actual “hacia un desarrollo sostenible” por: “HACIA UN FUTURO SOSTENIBLE POR DE UN DECRECIMIENTO SELECTIVO Y JUSTO”.

0 votes

Tags: ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top ↑