Diversidad Sexual y de Género 39015_igualitario

Published on marzo 5th, 2017 | by EcoPolítica

0

Géneros no binarios para unas sociedades post-identitarias

Por Marc G. Olabarría 

Cuando ideé este artículo pensé que sería a la par tan interesante como complicado escribirlo. Debemos razonarlo progresivamente ya que sigue siendo un concepto muy reciente que engloba diferentes realidades. Igualmente, debemos hacerlo comprensible para todo el mundo, tanto quienes están como quienes no están dentro del activismo. Tampoco podemos olvidar que aunque en la mayoría de los casos las expresiones de género hombre o mujer se adaptan en cada persona a lo socialmente aceptado por repetición, existen expresiones de género que siguen alejándose de la norma y reivindicando que no es necesaria esa vinculación tan profunda que otras personas le otorgan. Para hacerlo menos lioso: hay personas que se sienten hombre; hay personas que se sienten mujer; los que se sienten hombre tienden socialmente a ser masculinos; las que se sienten mujer tienden a ser socialmente femeninas.

Y habrá a quien le parezca que decir “tienden socialmente…” es arriesgado. Yo personalmente creo que, en efecto, cada vez los hombres se preocupan menos de ser masculinos (o de demostrarlo, reforzar su masculinidad constantemente) así como las mujeres se preocupan menos de ser femeninas. Sin embargo, esto no ha sido así hasta hace muy poco. Y es un avance que estamos logrando los colectivos LGTB+ TRANSfeministas. No podemos obviar, también, que con el auge de los fascismos en Europa y en EEUU, vuelve a reforzarse la figura del hombre cis-hetero-patriarcal que deberíamos haber dejado hace tiempo atrás, así como una mujer trofeo-complemento de la que importa únicamente el exterior y lo callada que esté mientras el hombre habla.

Por una parte, podemos deconstruir los géneros no binarios y nos preguntaremos: ¿Qué son? Para algunes de nosotres es una pregunta muy evidente, pero hay muchas personas que ni siquiera se plantean su existencia, incluso siendo LGTB+. Para empezar, los Géneros no Binarios (a partir de ahora GnB) rechazan un binarismo de género tradicional, patriarcal y estricto, impuesto por la sociedad y en el nacimiento, pero ello no implica que no pueda haber una identificación parcial o total con [hombre] o con [mujer]. Es una forma de desafiar a los géneros establecidos. En este sentido, encontramos diversas identidades: agénero, bigénero, trigénero, pangénero y género fluido. Luego existen muchas otras apreciaciones no occidentales que no desarrollaremos por la propia extensión del artículo, que son por ejemplo el tercer sexo (más bien tercer género en la India), incluso el Kathoey(un alejamiento del binarismo de género en Tailandia).

Hay muchas formas de entenderlos y vamos a tratar de explicarlos por orden:

La identidad agénero representa el total rechazo de la construcción social del género; en este sentido no se identifica con ninguno establecido y se sitúa al margen del sistema de géneros. La persona bigénero es la que se identifica con dos géneros al mismo tiempo de una forma constante (hombre, mujer u otros géneros); además, recordamos que la identidad de género no tiene por qué ser acorde a la correlación tradicional de los roles de género asociados [hombre masculino] / [mujer femenina]. A esto nos referíamos con la identificación total o parcial con uno de los géneros hegemónicos. La identidad bigénero rompe el esquema de género tradicional, y por tanto, puede ser incluida como GnB. Del mismo modo, y superando las dos identidades de género hegemónicas, trigénero es la identidad de la persona que siente como suyas tres identidades de género de forma estable. Pangénero es la persona que se identifica con todas las identidades de género, teniendo mayor o menor participación de todos los géneros.  Por último, el género fluido es la identidad de género de aquella persona que fluye entre los géneros, sin importar número de géneros, tipo de variación, constancia o cumplimiento de las expectativas sociales.

Sin embargo, esto no evita que cada persona se auto-identifique y auto-construya la forma de expresar cómo se siente, llegando a una perspectiva de género única. Por ello, los GnB son tan difíciles por lo general de acotar, siendo conscientes de que seguramente no llegaremos nunca a estudiar, definir y desarrollar toda la diversidad de género en su totalidad. En mi caso, por ejemplo, no me identifico con ninguna etiqueta de las anteriores mencionadas (aunque sí aparezca en los iconos no binarios), siendo la mía: identidad de género Intergénero. Mi identidad se encuentra entre ambas hegemónicas [hombre] y [mujer] y a la vez no pertenece a ninguna, así como mi expresión de género en ocasiones reproduce la masculinidad, en otras la feminidad y a veces ambas, sin atender al grado o al nivel de cada una en cada momento. En cierta forma, simplemente me acepto como soy y me dejo fluir, porque así entiendo también el género y la expresión de género, algo mucho más fluido y menos estricto de lo que se cree. Y sin embargo, deseo dejar constancia de que soy firme defensor de las personas que reivindican una identidad de género firme y constante, como es el caso de las personas transexuales, que necesitan y deben ser aceptadas por su género sentido, así como por su expresión de género, sin ápice de duda, discriminación o falta de respeto.

Habiendo desarrollado esto, podríamos decir que para les activistas LGTB+QUEERs nos encontramos en una sociedad identitaria. Para existir y/o para poder reivindicarte, hay que etiquetarse. Y mientras que muchas personas se etiquetan hasta el extremo, la filosofía queer busca la transgresión y la aceptación de quienes somos: nosotres y cualquier persona. Puede entenderse e incluso denunciarse como una lucha contra las etiquetas, pero no; las etiquetas están para lo que están, sirven para lo que sirven: crear nuestra comunidad, defender nuestros derechos mediante leyes…¡debemos defenderlas! Sin embargo yo entiendo más la realidad queer como una reivindicación de un respeto que debe existir sin tener que saber con qué se etiqueta el de enfrente, no en otra cosa. Y esta sociedad hiperidentitaria debe dar el siguiente paso hacia un respeto des-etiquetado, una aceptación anti-discriminatoria y una equidad global y local que se base en la comunicación y no en la violencia.

Solo así crearemos una sociedad de respeto post-identitaria. Solo así llegaremos a la perfecta combinación de realidad LGTB+ y realidad queer. Y, desde mi punto de vista, solo así llegaremos a la igualdad real.

 *     *     *

                             generos

1 vote

Tags: , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑