Opinión

Published on junio 9th, 2016 | by EcoPolítica

0

Una tarde con Carlos Taibo en el Ateneo Ecologista

Por Luis Esteban Rubio [1]

“La historia la escriben los vencedores”, y quizás sea por ello que la historiografía oficial ha dejado siempre voluntariamente en el olvido a la tradición anarquista. Si bien la sociedad española tiene en general poco conocimiento sobre el anarquismo, nombres como Buenaventura Durruti o Federica Montseny todavía resuenan con fuerza en buena parte de la población; aunque quizás ésto sea, más bien, porque fueron “personas de acción” alrededor de las cuales se han ido creando relatos cuasi épicos que llenan de orgullo, fascinación o curiosidad a las distintas generaciones. Igualmente, una serie de realidades de la tradición anarquista en España suelen ser también en cierta medida conocidas:

  1. La Escuela Moderna de Francisco Ferrer y Guardia.
  2. Las colectividades de Aragón y Cataluña durante la Guerra Civil.
  3. La importante presencia de anarquistas en la 9ª Compañía de la División Leclerc de la Francia Libre. “La Nueve”, como se la conocía popularmente, estaba compuesta en su mayoría por exiliados españoles y jugó un papel fundamental en la II Guerra Mundial. Se ha de resaltar su labor durante la liberación de París ya que fue la primera unidad aliada en entrar en la capital francesa.
  4. La numerosa participación de anarquistas en el maquis.
  5. La editorial Ruedo Ibérico de José Martínez Guerricabeitia, fundada en París durante el franquismo.
  6. El mitin de la CNT en la plaza de toros de San Sebastián de los Reyes el 27 de febrero de 1977, el cual fue el primer gran mitin legal de la CNT tras la muerte de Franco. Al mismo acudieron más de 40.000 personas, de las cuales 15.000, por falta de espacio, tuvieron que quedarse fuera.
  7. El mitin de la CNT en el Parque de Montjuic de Barcelona el 2 de julio de 1977, al que acudieron entre 250.000 y 300.000 personas. Merece ser destacado que éste fue con diferencia el mitin más multitudinario de la Transición, ya que ¡quintuplicó! al segundo mayor mitin de este período (el de Felipe González en Madrid que reunió a entre 50.000 y 60.000 personas).
  8. Las Jornadas Libertarias Internacionales de Barcelona entre el 22 y 25 de julio de 1977, a las que acudieron más de 600.000 personas.
  9. La revista Ajoblanco de José Ribas durante el último cuarto del siglo XX.

Sin embargo, quienes apenas gozan de conocimiento entre la población son nuestros pensadores anarquistas. En este sentido, y con la voluntad de reconocer y resaltar su importante papel en la historia del anarquismo, merecen ser destacados: Anselmo Lorenzo, quien además formó en Madrid el primer núcleo anarquista peninsular en enero de 1869, debido al famoso viaje que Giuseppe Fanelli, Élisée Reclus y Aristide Rey realizaron por la península, a “recomendación” de Bakunin, entre 1868 y 1869; Ricardo Mella, a quien Federica Montseny consideraba como el más lúcido pensador anarquista en España; y Agustín García Calvo, paisano zamorano que desempeñaría una gran labor teórica en el último cuarto del siglo XX y la primera década del XXI [2]. En la actualidad, y tras el fallecimiento de Agustín García Calvo, nuestro pensamiento anarquista no se ha quedado huérfano y disfruta por fortuna de un importante referente: Carlos Taibo.

Con esta breve contextualización, ayer tuve el gran honor de presentar al propio Carlos Taibo en el acto sobre el TTIP que Ecooo y EcoPolítica organizamos en el Espacio Ecooo; espacio al que, con mucho cariño, siempre me gusta llamar “Ateneo Ecologista”. Si bien al final de la presente entrada se adjunta la grabación de la charla, querría remarcar al menos dos elementos de las distintas intervenciones que realizó Carlos Taibo en dicho acto:

En primer lugar, el TTIP tiene efectos tanto a nivel interno como a nivel externo. A nivel interno, en definitiva, lo único que hace el TTIP es darle una vuelta de tuerca más a la lógica capitalista y sus crueles consecuencias en el ámbito democrático, social, laboral y medioambiental; de esta manera, se podría decir que no es inesperado o sorprendente que algo así ocurra dentro del capitalismo. En lo que respecta al nivel externo, el TTIP, junto al TPP, aumentará las tensiones del bloque occidental (Estados Unidos y la Unión Europea) con China y Rusia; si bien este nivel ha sido menos analizado que el nivel interno, no por ello deja de ser menos importante y de producir consecuencias en nada deseables.

En segundo lugar, se ha de resaltar la cantidad de elementos en común entre el ecoanarquismo de Carlos Taibo y la ecología política o ecologismo libertario [3]. Esto se puede observar en las numerosas coincidencias existentes tanto en la descripción de la realidad como en la propuesta de una nueva sociedad, pasando por los medios para llegar a esta última; siendo no obstante siempre conscientes de la diferencia esencial entre ambas visiones: la participación o no en las instituciones.

En base a ello, y si bien a nivel personal me encuentro más en la línea, en relación con el pasado, del Partido Republicano Democrático Federal de Fernando Garrido y, en la actualidad, del LIVRE de Rui Tavares [4], del EQUO/European Greens de Florent Marcellesi, Rosa Martínez y Ska Keller, y del HDP de Selahattin Demirtaş y Figen Yüksekdağ [5], considero fundamental crear el mayor número de sinergias posibles entre la ecología política o ecologismo libertario y el ecoanarquismo, de cara a las innumerables luchas comunes tanto presentes como futuras. En el siglo XIX, y salvando las distancias, esas sinergias sí fueron posibles: Fernando Garrido y José María Orense fueron las personas que establecieron las primeras alianzas entre el Partido Republicano Democrático Federal y los primeros núcleos anarquistas [6]. Igualmente, el propio Ricardo Mella había sido integrante del Partido Republicano Democrático Federal.

Esperemos pues que, cuando en enero de 2019 se cumplan 150 años de tradición anarquista en España, los ecologistas políticos o ecologistas libertarios y los ecoanarquistas, aun con todas las diferencias que existen, y que considero positivo que sigan existiendo, nos encontremos luchando más unidos que nunca. Para lograrlo, a los ecoanarquistas les animo, al menos, a conocer la labor que están desarrollando Florent Marcellesi y Ska Keller en el Parlamento Europeo y el HDP en Turquía; y a los ecologistas políticos o ecologistas libertarios les animo, también al menos, a empaparse de la historia y del pensamiento anarquista (con particular énfasis en Carlos Taibo) y a conocer la revolución social que se está produciendo en estos momentos en Rojava, el Kurdistán sirio.

 *     *     *

Notas

[0] La imagen que encabeza la presente entrada procede del blog de Enrique Flores, quien realizó una serie de viñetas durante el propio acto. Se puede acceder a todas ellas en el siguiente enlace: http://www.4ojos.com/blog/?p=13312. Por su parte, la grabación de la charla fue llevada a cabo con un despliegue de medios y personas impresionante. Me encuentro pues profundamente agradecido tanto a Carlos Taibo como a Enrique Flores y a los compañeros que realizaron la grabación. Igualmente, y en este sentido, he de expresar también mi grata sorpresa por la capacidad, originalidad y diligencia que siguen demostrando los anarquistas.
[1] Luis Esteban Rubio es profesor de enseñanza secundaria, doctorando en Filosofía del Derecho por la UC3M y coordinador de EcoPolítica.
[2] Tengo el placer de que mi querido tío Martín-Miguel Rubio Esteban fue discípulo de Agustín García Calvo. Este último le dirigió la tesis que llevó por título: “Estudio de los principios democráticos en relación con el régimen de Pericles”. Igualmente recuerdo cómo, antes de fallecer Agustín García Calvo, cuando mi tío volvía a Zamora durante las vacaciones, siempre acudía varias tardes a casa de su maestro para disfrutar de su compañía y de una agradable conversación. Dicha casa está situada en el casco histórico zamorano, concretamente en la Rúa de los Notarios, y todavía hoy mantiene en su puerta el símbolo de la Editorial Lucina: una mariquita roja.
[3] Véase mi artículo “Sobre el ecologismo libertario” para EcoPolítica, en donde realizo y justifico la propuesta de utilizar el término ecologismo libertario como sinónimo de ecología política: https://ecopolitica.org/sobre-el-ecologismo-libertario/
[4] Véase la “Declaración de Principios de LIVRE” (traducido por el autor del presente artículo para EcoPolítica): https://ecopolitica.org/declaracion-de-principios-de-livre/
[5] Véase el “Llamamiento para una nueva vida” de su co-portavoz, Selahattin Demirtaş (traducido por el autor del presente artículo para EcoPolítica): https://ecopolitica.org/llamamiento-para-una-nueva-vida/
[6] Fotografía en la que aparecen de pie, y de izquierda a derecha: Fernando Garrido, Élisée Reclus, José María Orense (sentado), Aristide Rey y Giuseppe Fanelli. Tomada probablemente en Madrid durante el viaje que Élisée Reclus, Aristide Rey y Giuseppe Fanelli realizaron por nuestra península entre 1868 y 1869.

Garrido, Reclus, Orense, Rey y Fanelli 3

7 votes

Tags: , , , , , , , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑